Contribución de AITR
29 May 2020

Contribución de AITR.

El turismo en la era del coronavirus

Esta historia alucinante ¿fomentará realmente reflexiones profundas y positivas sobre el turismo, producirá un cambio de paradigma virtuoso? Los optimistas lo creen o al menos lo afirman, argumentan que el turismo masivo se reducirá, que preferiremos vacaciones más sanas y naturales, cuestionan el consumismo, reflexionan sobre el cambio climático y la contaminación, etc., etc.

¿Será así? ¿Estamos seguros?

Mientras tanto, parece que nos centraremos necesariamente en el transporte privado, familiar, en coche, prefiriéndolo al transporte público, que conlleva mayores riesgos para nuestra salud y el cumplimiento de muchas normas molestas.

En el transporte público hay que tomar medidas para evitar la proximidad de los viajeros, en los trenes, aviones, autobuses; tendremos que llevar máscaras, guantes, habrá que desinfectar, habrá controles de temperatura corporal y esto nos causará ansiedad. Puede haber un aumento automático de las tarifas, ya que se reducirán los asientos en los aviones y los trenes; el aumento de los costos combinado con el empobrecimiento de una gran parte de la población podría causar una selección por ingresos, con la exclusión del uso turístico de las grandes masas populares, o una fuerte reducción de la disponibilidad de gasto para las familias.

Pasar las vacaciones en el propio país será experimentado como una alternativa por aquellos que habían planeado un viaje al extranjero, para conocer nuevos países, diferentes culturas y tener nuevas y estimulantes experiencias.
Los hoteles deberán organizarse y asumir características hospitalarias desagradables: máscaras, guantes, geles, advertencias y recomendaciones constantes, distancias. Se suprimirán los bufetes, sólo será posible el servicio a la esa. Nada de juegos para niños, ni gimnasio, ni baile, fiestas, conciertos, entretenimiento colectivo. Tal vez se ofrezcan bailes de máscaras, como se hacía tradicionalmente en siglos pasados. Faltará la convivencia y la sociabilidad que siempre han caracterizado a muchos lugares turísticos de nuestros países y que son una característica del turismo social. Los almuerzos en el restaurante se servirán probablemente en dos turnos, mientras las mesas estarán espaciadas: al final del primer turno sucederá que al cliente que pida dos cafés y un coñac se le dirá: Lo siento señor, pero tenemos que cerrar el turno, en quince minutos a partir de ahora debemos servir la segunda ronda.
- Vale, pero en un cuarto de hora podemos hacerlo
- Ah no, también hay que higienizar, desinfectar, entiéndame...

En los ascensores tendremos que esparcir un gel desinfectante en nuestras manos antes de apretar el botón, y después de apretarlo. Si un huésped se enferma y llega una ambulancia, cundirá el pánico entre los demás huéspedes que acudirán a la escena, aterrorizados por la idea de tener que ser puestos en cuarentena. Pero el gerente del hotel los tranquilizará: no se preocupen, el Coronavirus no tiene nada que ver, fue un ataque al corazón -¡Gracias a Dios! los otros invitados exclamarán, con gran alivio ¿Aceptarán los hoteles grupos de ancianos? ¡¡Demasiado riesgo!!

En los aeropuertos, se formarán líneas kilométricas tanto en la facturación como en el embarque para respetar las distancias entre los pasajeros, no bastará con mostrar el pasaporte, quizás se requiera el pasaporte sanitario y se medirá la temperatura corporal, los tiempos serán más largos. En los aviones se habla de suprimir el catering, traeremos bocadillos de casa, se eliminarán las almohadas y mantas que puedan estar infectadas. Se montarán tabiques y pantallas entre los asientos. El control de la temperatura corporal en el momento de la partida y a la llegada producirá una gran ansiedad, el miedo a ser rechazado y tener que abandonar el vuelo.

Dificultades para los albergues y refugios de montaña que ofrecen alojamiento en dormitorios comunes; los huéspedes no sólo tendrán que soportar a los que roncan o hacen otros sonidos, sino que se preocuparán por la salud de sus vecinos en la cama de al lado. Baños compartidos: se deben seguir procedimientos complicados para usarlos y en cualquier caso pocos confiarán, todos percibirán una fuerte sensación de riesgo y aventura. A lo largo de los estrechos senderos de montaña, se tendrán que realizar complejas y peligrosas maniobras para dar paso suficientemente espaciado, con la persona que viene del lado contrario.

Las ocasionales aventuras sexuales, frecuentes en las vacaciones, se harán mucho más complicadas, la protección se extenderá de lo local a lo total, con máscaras y guantes y con el gel de la mesilla de noche, para ser usado antes y después; puede que sea necesario mostrar un certificado de inmunidad al compañero con antelación.

Los pasajeros del crucero, conscientes de lo que vieron en la televisión, los barcos en versión lazareto o prisión, cómo se le negó el atraque en todos los puertos, se sentirán angustiados por la idea de tener que pasar una cuarentena a bordo, encerrados en un camarote de pocos metros después de pasar meses en un apartamento del quinto piso sin balcón. En las playas será grotesco ver a los bañistas con traje + máscara, tal vez sería mejor ponerse la máscara de buceo, más en sintonía con el contexto.

Nos enfrentaremos a los viajes al extranjero con el terror de caer enfermos y ser puestos en cuarentena o ser hospitalizados en hospitales del tercer mundo, lo que hará que nos arrepintamos de nuestro tan maltratado Servicio Nacional de Salud. Los turistas serán mantenidos bajo control en sus movimientos a través de una APP; se objeta que esto es una violación de la privacidad. Se responde que quien no tiene nada que esconder no tiene nada que temer. Me recuerda la frase "quien esté libre de pecado que tire la primera piedra".

Sin embargo, después de esta ilustración un tanto juguetona, podemos fijar algunas adquisiciones importantes extraídas de la experiencia que hemos vivido:

  • La importancia de llevar una vida sana, la buena nutrición, la actividad física; el virus ha golpeado duramente especialmente a las personas débiles y enfermas
  • La necesidad de invertir en salud e investigación, los Servicios Nacionales de Salud han revelado debilidades y deficiencias
  • La función estratégica y valiosa del voluntariado en la sociedad
  • La contribución de la solidaridad y la filantropía, en términos de recursos económicos y trabajo gratuito
  • La importancia de la solidaridad y el compartir el sacrificio, la sociabilidad en los barrios y condominios
  • La importancia de aceptar las reglas, aunque la disciplina a veces parezca desmotivada o exagerada
  • El contraste activo con las noticias falsas, respetando el derecho de opinión: refutación, información correcta

En el turismo y, en particular, en la hotelería, tendremos que compartir muchas buenas prácticas que combinen nuestro patrimonio de valores y experiencias con las nuevas necesidades de seguridad.

  • Ofrecer intercambio social y convivialidad en los centros vacacionales respetando las medidas que deben tomarse
  • Ofrecer siempre vacaciones saludables al aire libre, en la naturaleza, con actividad física
  • Ofrecer siempre alimentos sanos y saludables, cocina tradicional, rica, variada y sabrosa
  • Proponer siempre el encuentro y la relación con la población local, con la narración de historias, respetando las reglas de la distancia
  • Disponer de un servicio interno de asistencia médica, listo para la intervención y capaz de generar seguridad y fiabilidad para los huéspedes.
Maurizio Davolio

Maurizio Davolio

Presidente de la AITR

Jacques Rayet - ISTO 29-05-2020